¡Socorro!

Hoy es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, un día para concienciar sobre el suicidio y promover la ayuda. El lema de este año es “Prevenir el Suicidio: Tender la mano y salvar vidas”. Y desde Gadepsi hemos pensado, ¿cómo no íbamos a querer tender la mano a las personas que más queremos?

Porque el suicidio cada año tiene cifras mayores, sobre todo entre adolescentes; por ejemplo, en 2012 se registraron más de 800 suicidios en adolescentes de entre 15 y 19 años (y subrayo lo de se registraron: quizás el número sea mayor, pero todavía hay mucho estigma al respecto y no siempre se contabiliza como suicidio una muerte en circunstancias extrañas). Y a esto hay que ponerle freno.

Empecemos por el porqué. Hay quienes piensan que el suicidio (o el intento) es una simple llamada de atención por parte del adolescente, que sólo quiere que le hagamos más caso. Corrijamos: se trata de una llamada de auxilio, nos está pidiendo ayuda con esta amenaza porque no sabe gestionar la situación de otra manera. Y sí, quizá pasa por hacerles más caso, pero no en el “hacer lo que ellos quieran”. A veces basta con preguntar, interesarse, escuchar; intentar entender por qué está tan triste últimamente.

También está qué podemos hacer como padres. Siempre que sepamos de una situación en la que el menor está pasando una mala racha, hay cosas que podemos hacer por ellos. Lo primero, interesarnos por su vida y su situación, hacerles sentir que no están solos. Pero ¡ah! Es que a veces sí están solos. A veces han sufrido una pérdida o un conflicto con los amigos que puede hacer que lo vean todo más negro aún. Con nuestra presencia, les tenemos que conectar a la vida. Hay que luchar contra su aislamiento si es que lo hay, hacerles sentir que no están solos aunque piensen que sí (recordemos que en la adolescencia, todo es blanco o negro, no hay un gris de “medio solo, medio acompañado”).

Otro apartado importante: cómo ayudarles. Piensa que se trata de una situación en la que la persona está muy vulnerable, tanto como para decidir que la muerte es la mejor solución. Su autoestima está por los suelos, de manera que tenemos que intentar elevarla, darles mensajes de cariño y apoyo, porque para infravalorarse ya están ellos. Por ejemplo, si realmente nos reconoce que está pensándolo o ya lo ha intentado, a lo mejor nuestra inmediata es: “¡Pero qué dices! ¡Es que no se te ocurren más que tonterías, verás cuando se lo cuente a […]!”. Sabemos que es difícil a lo mejor controlar el shock de una noticia como ésta, pero en ese momento, lo que le llega a esa persona que lo está pasando mal es: “No se lo debería haber contado, no me va a guardar el secreto, tiene razón, soy tonto… no hago más que estorbar” y ha vuelto sin darse cuenta a su idea inicial.

Por eso, lo que debemos hacer es acercarnos a ellos con cariño, ofrecerles nuestra ayuda y colaboración para conseguir que deje de sentirse de esa forma, no quitarle importancia al origen de las ideas suicidas (si a ellos les importa, tienen un valor que no podemos desmontar con un simple pero no pienses eso, si ya ves tú qué tontería).

Y es importante que encuentren una figura de apoyo en la que confiar. A veces como padres nos costará pensar que esa figura no somos nosotros, pero hay que ofrecerle alternativas: piensa que si le ayudas a ayudarse, ya le estás cuidando. Podemos proponerle que hable con algún familiar con el que sepamos que se lleva muy bien (preferiblemente mayor que ellos) y que vaya a saber soportar esta información; alguna amistad que vaya a ser de ayuda y que cuide a nuestro hijo; y, si lo consideramos oportuno, un profesional que pueda ayudaros a todos: a la persona en riesgo de suicidio a mejorar y a nosotros a encajar una situación tan difícil.

Pero todo se resume en una actitud de apoyo al menor. Tiene que saber que puede contar contigo, que vas a luchar por su vida cuando él o ella dejen de luchar, que vas a cogerles de la mano si tropiezan. Recuerda: ¡tender la mano y salvar vidas!

Depresión Infantil

Hasta hace poco más de una década, se pensaba que la depresión no aparecía en la infancia. Actualmente se reconoce su existencia y en líneas generales, los síntomas son similares a los presentados por adultos.

¿Qué llama la atención de estos niños? su tristeza, lloran con facilidad, pierden el interés por sus  juegos preferidos y la escuela , se alejan de sus amigos y de la familia, son poco comunicativos, se aburren y se cansan pronto, tienen menos energía o concentración que antes, están irritables, son muy sensibles al rechazo y el fracaso, muestran deprecio hacia sí mismos, eligen finales tristes para sus cuentos y juegos, se quejan de dolores de cabeza o de estómago, duermen mucho o muy poco, comen demasiado o muy poco, muestran conductas infantiles con respecto a su edad (hablar como un bebé, hacerse pis), hablan de suicidio, deseo de escaparse de casa…

Los síntomas se expresan de distinta manera en función de la edad del niño:

- De 0 a 24 meses: están tristes a pesar de que sus padres o personas conocidas les consuelen, se apegan desesperadamente a quien se ocupa de ellos, no experimentan placer ni curiosidad por las cosas de su entorno, con dificultades en el sueño y la comida y, en ocasiones, con problemas de crecimiento.

- De 2 a 5 años: irritabilidad, llanto frecuente, hiperactividad, pérdida de interés por actividades que antes les gustaba, insomnio y pérdida de apetito.

- De 6 a 8 años: irritabilidad, inseguridad, resistencia a jugar, dificultades en el aprendizaje, timidez, enuresis, encopresis, terrores nocturnos, rabietas, dolores de cabeza…

- De 8 a los 14 años: a partir de estas edades ya pueden describir con cierta precisión su estado interior. Muestran baja autoestima, sentimientos de impotencia e indefensión ante sus problemas y, en algunos casos, desesperanza. Son frecuentes la pérdida de energía y de interés, así como los dolores de cabeza, problemas escolares y las ideas de suicidio.

¿Qué situaciones favorecen la depresión infantil? Padres con depresión, alta exigencia, falta de confianza en sí mismo por fracasos repetidos o críticas negativas constantes, sentirse muy distinto a sus compañeros (obesidad, estatura, etc.), poca relación con los padres, pérdida temprana real o simbólica de algún familiar o amigo, el ambiente escolar negativo (bullying…), pequeños estresores que terminan generando un problema de riesgo (alteraciones del lenguaje, dificultades de  aprendizaje, de coordinación psicomotora…), situación de excusión social…

Como hemos visto los síntomas son similares a los de los adultos, pero también tiene aspectos diferentes y espefíficos de la infancia. Lo importante es entender que los niños no expresan sus emociones exactamente como los adultos. Todavía no tienen la capacidad de distinguir y expresar lo que les pasa. Por este motivo, los adultos debemos estar atentos a sus cambios de comportamiento, sus dibujos y juegos, cómo habla de sí mismo, cómo se relaciona con sus compañeros de clase, si les exigimos más de lo que le corresponde a su edad, si además de sus fallos, hacemos hincapié en sus logros…