HERMANOS GEMELOS

HERMANOS GEMELOS

Papás y mamás, no debemos olvidar que el objetivo final de una familia es dar a nuestros hijos las alas para volar solos algún día.

Esto significa que sean autónomos e independientes de nosotros, pero también de sus hermanos, que sean capaces de construir sus propias familias, de encontrar sus deseos y de resolver sus conflictos. Eso es ayudar a nuestros hijos.

Sabemos que en el caso de los gemelos es más difícil, especialmente si son idénticos, porque su unión intrauterina es una huella imborrable.

Pero nosotros debemos ayudarles, darles todas las herramientas que tengamos para que consigan tener un desarrollo evolutivo saludable y la par que un vínculo intergemelar inexplicable.

En la medida en la que los padres puedan percibir a sus hijos como individuos separados, mayores posibilidades tendrán esos hijos de percibirse a sí mismos como individuos independientes. Debemos diferenciarlos, es decir, promover que cada uno desarrollo su personalidad y sobretodo evitar que se aíslen en un mundo de 2.

No olvidemos que la crianza y la educación proviene de la familia, del núcleo familiar, y somos los papás los que debemos identificarlos como 2 seres únicos, especiales e irrepetibles (aunque tengan un hermano exactamente igual). Será así como se sientan distintos, cada uno con sus valores y características. Será así como irán aceptando la separación progresivamente según vayan creciendo.

Estas son algunas de las ayudas que puedes ofrecerles para fomentar que se desarrollen paralelamente pero no fusionalmente:

  • Llamarlos por su nombre, no “gemelos”. Si desde el principio te diriges a ellos en plural, ellos irán construyendo una identidad común, por eso debes esforzarte por llamarles a cada uno por su nombre.
  • No vestirlos siempre igual. Sabemos que nos gusta la estética de 2 hermanos conjuntados, pero trata de reducirlo a las situaciones más especiales, no de forma diaria.
  • Tener tiempo para cada uno por separado. Uno puede acompañar a la mamá, mientras otro se queda con el papá.
  • Que se relacionen con otros niños, juntos y por separado. Debemos fomentar que compartan con otros niños, que jueguen en equipo con otros, que tengan amigos fuera de ellos.
  • Evitar que se encierren en el dúo, que en un principio, para ellos suele ser suficiente. Es lógico que pasen mucho tiempo juntos, pero no debemos abusar de que estén entretenidos sin nosotros.
  • Que ambos se sientan singularmente queridos, aceptados y atendidos. Todos necesitamos que nos miren con el cariño de ser “únicos”, eso ayudará a la futura autoestima, a quién no le han dicho “eres el más bonito del mundo!”
  • Darles identidad individual. No dudar en dar significado independiente a sus necesidades. Tú eres un comilón, extrovertido y risueño.
  • Permitir sus diferencias. Si a uno de ellos le gusta el fútbol, mientras que al otro le gusta la música, aceptarlo y apuntarles a clases independientes.
  • No usar los comparativos. Cuando usamos tú eres más travieso que tu hermano, estamos utilizando al hermano como referencia, no los separamos.

De esta manera ellos aprenderán de sí mismos quienes son y por quién están siempre acompañados.

No os preocupéis mamás y papás de gemelos, el hecho de criarlos de forma independiente, no amenaza el vínculo que tienen entre ellos, al contrario, hará que desarrollen una relación de hermanos mucho más saludable. Ánimo!

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>