La separación de la pareja

La separación de una pareja lleva implícito el cambio en la familia. Por ello debemos preparar a nuestros hijos para la nueva situación, tal y como lo haríamos ante un nuevo colegio o el nacimiento de un hermanito.

Actualmente el número de separaciones en las parejas ha aumentado. Los padres sienten la responsabilidad de cómo encajarán la noticia sus hijos y cómo reaccionarán ante el cambio. Sin embargo, las reacciones de los hijos estarán más relacionadas con las desavenencias entre los dos padres y con el papel que debe cumplir el niño como mediador entre ellos, que con el cambio real de las costumbres o rutinas diarias.

Por ese motivo, te damos unas pautas para ayudar a tu hijo y que ser “hijo de padres separados” influya lo menos posible en su desarrollo evolutivo y sea tan feliz como antes.

  • Debemos explicarle que la decisión de separarse es exclusivamente de la pareja. No tiene nada que ver con los hijos. No depende de que ellos se hayan portado mal, ni de nada que ellos hayan podido hacer.

  • Los padres se separan entre ellos, pero nunca se separan de los hijos. Ellos podrán seguir contando con ambos padres cuando lo necesiten y lo deseen. Lo ideal es que podáis incluir en las rutinas diarias o semanales la relación con ambos padres (que aunque no vivan con el padre, pueda ir a buscarle a fútbol los martes por la tarde y le lleve a casa).

  • Resaltar a los hijos que no sólo tienen el amor de los padres, también otras muchas personas les quieren (abuelos, tíos, profesores…)

  • A veces es bueno hacerles entender la separación con sus palabras. Por ejemplo, que papá y mamá ya no son “mejores amigos” aunque se siguen queriendo, tal y como tú haces con un compañero de colegio. Ese “quererse” debe ser real, es decir, podemos coincidir mínimamente o preguntarnos qué tal.

  • No olvidéis solucionar los puntos conflictivos de la pareja (dinero, nuevas parejas, repartición de bienes…) sin involucrar a los hijos.

  • Aunque tú creas que como pareja haya sido nefasta, para tu hijo es el único padre / madre que tiene. No trates de influir en su opinión ni de criticar su manera de hacer las cosas ante él. Habla de manera objetiva con respecto al otro para que el niño sienta respeto y aceptación.

  • No caigáis en la sobreprotección del hijo. Es un niño normal, y debe tener límites tal y como los tenía.

Las reacciones de los hijos, dependen en parte de la edad en la que suceda esta separación:

Cuanto más pequeños sean, menos comprensión y por tanto la manifestación del cambio y las reacciones son más inconscientes (dolores abdominales, retrocesos en procesos evolutivos como hacerse pis de nuevo, habar de forma infantil, miedo a la separación…). Pero también en esta edad hay más capacidad de adaptación y flexibilidad.

Cuanto más mayores sean, mayor cognición y búsqueda de explicaciones en las que aparecen los sentimientos de culpa. Hay reacciones más conscientes (lloran muy a menudo, negación y deseo de que los padres vuelvan a estar juntos, baja su rendimiento académico…). Pero también hay mayor sentimiento objetivo de mejora en la calidad de vida.

Pero sobretodo “estar disponibles para nuestros hijos”. Debemos saber que durante este proceso deben estar acompañados y deben sentir que pueden contar con nosotros para preguntar, para poder incluir en su discurso al padre que no está, para que se normalice la situación lo antes posible.

Sabemos que una separación es muy dura y que todo esto que te proponemos es muy difícil. La línea que separa el amor del odio es muy fina.Es importante encontrar espacios y lugares para expresar los sentimientos dejando fuera del campo de batalla a los niños.

Si estás en proceso de separarte… no olvides lo que debes poner en una balanza: a un lado el amor hacia tu hijo (que os une) y en el otro la rabia hacia tu expareja (que os desune). Qué pesa más?

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>